SEIS IMPRESIONES.

Seis impresiones es un viaje al interior del ser humano. Su primera frontera es el rostro, es la imagen externa. De ella se vale el artista para hacernos cruzar hacia un viaje intenso, cargado de misterio. Ese misterio se representa gráficamente en la presencia- ausencia de la totalidad, los rostros se diluyen, se fragmentan, se deshacen y se auto destruyen. Son rostros gráficamente censurados, prisioneros, seres humanos en cautividad, pero que proyectan su circunstancia a cada uno de nosotros, prisioneros a la vez de nuestros propios conflictos internos, atrapados en nuestras propias dudas existenciales, carentes de certezas y a la deriva en un mar revuelto sin horizonte a la vista. Cada uno está impregnado de su propia circunstancia, de sus vivencias, atrapado en los hilos de la memoria y arrastrado a la incertidumbre del devenir. Son rostros oxidados, envejecidos por su propia crueldad, así que el oxido que cae sobre ellos es el de su propia culpa, el arma ha sido pulverizada para terminar de imprimir una imagen que llena de contenido su propia existencia, enrojecida con el color del hierro como una metáfora de la violencia y del sufrimiento. El artista nos la presenta como una máscara en la que intuimos lo que oculta, el verdadero rostro que esconde. No se trata de una representación del culpable, porque ello carece de interés, sino más bien de una representación de lo humano en el sentido más amplio, el cual soporta sus propias vivencias como una carga ineludible que le representa en su yo interno y le proyecta a su yo externo, esa última frontera desvelada por la imagen que nos coloca todos frente a un espejo envejecido por nuestra propia experiencia.

SEIS RETRATOS. Serigrafías de polvo de metal sobre papel. 130x150cms. 2009

Retrato 1.

Retrato 2.

Retrato 3.

Retrato 4.

Retrato 5.

Retrato 6.


CONVERSACIONES. Fotografía de la risa de seis prisioneros. Serigrafías de óleo y grafito sobre papel. Medidas variables. 2009

La risa es una expresión de alegría, pero es ante todo una mueca, una transformación del rostro y un reflejo. La risa es incontenible, es mesurada, es un esbozo. Estas seis risas sin embargo son ambiguas; las acompañan seis imágenes de monos riendo o ¿gritando? De esa ambigüedad surge la duda y el interrogante, ¿es una mueca de dolor acaso? ¿Se ríen o sufren? Ese matiz nos crea angustia, nos aparta de la indiferencia y nos obliga a indagarnos incluso nuestro propio origen del sufrimiento, nos traza una delgada línea entre placer y dolor, algo intrínseco a nuestra naturaleza sujeta a vivencias y estímulos. El artista nos coloca nuevamente ante un espejo de nuestra propia experiencia, nos obliga a interpretarnos e interpretar al otro, al congénere, ¿podemos llamar así a esos chimpancés que gritan, ríen, o se burlan de nosotros? Cada cual que saque sus propias conclusiones.

IMPRESIÓN DIRECTA DE SEIS PRISIONEROS. Políptico. Laca sobre tela. 200x900cms. 2009

En el momento de la acción...


El resultado.


IMPRESIÓN DE BARRO SOBRE 24 BARROTES DE UNA CELDA. Laca sobre tela. 150x600cms. 2009

Veinticuatro Barrotes, alude a la penetración del espacio, a la vivencia interna en ese lugar donde el tiempo es detenido y a su vez, paradójicamente, continua su inexorable camino. El espacio es cuerpo, continente, recinto que nos atrapa y nos contiene. Lugar donde transcurre nuestra existencia interiorizada y oculta. Esa celda que nos limita y oprime nuestra propia naturaleza. Veinticuatro son las horas del día, veinticuatro son también los barrotes de esa celda que el artista recoge como una huella, la impresiona, y la revela, y en esa revelación descubrimos la relación física y temporal de la existencia, nuestro transitar sin camino, nuestro vuelo sin alas. Pero en la limitación del espacio del reo y nuestra propia limitación siempre cabe la esperanza, aunque para ello debamos desprendernos de nuestro cuerpo e ignorar esos barrotes. El trabajo es arduo pero no imposible si se aplica el principio oriental, profundamente filosófico, que nos propone que es posible conseguir la libertad en un metro cuadrado.

LÍNEA DE FUEGO. Pintura de gran formato.



Las coordenadas son precisos puntos invisibles. Exactos lugares desconocidos. Habitados o deshabitados puntos y líneas que nos guían a través de un planeta extenso y complejo que se ordena con grados, minutos y segundos para darnos un lugar en el mundo. La “línea de fuego” es una línea imaginaria de coordenadas. El artista ha seleccionado un punto geográfico al norte y otro al sur de Colombia proyectándolos como una sombra a través del planeta y creando una especie de trópico del desastre a partir de la eclíptica o línea transversal que se permite cruzar el ecuador y los trópicos. En su recorrido esa sombra nefasta va hallando sus paralelas, no geográficas, sino de conflicto. Una línea de fuego convulsa, una línea explosiva, una línea que va uniendo ese espíritu ancestral del hombre, armado con un hueso, un arcabuz, un misil, por los siglos de los siglos…

La obra nos guía en su recorrido por esos puntos exactos, que para la mayoría no nos dice nada, y que sin embargo a la luz de su traducción en lugares visibles, se revelan como espacios comunes, marcados por el volcán del conflicto. De allí que el volcán sea la metáfora de la que se vale el autor para introducirnos en epicentros de convulsión y violencia, donde la lava volcánica es para los mortales una lava de odio que lo impregna y destruye todo. Aquí en el punto 30º 30’ 30,56’’ o allá en el punto 11º 47’ 24,07’’ el volcán ruge y tiembla la tierra, el rojo tiñe de dolor ese mundo, esa sombra proyectada por este país convulso y autodestructivo, como quien arma un rompecabezas de tragedias, de coordenadas invisibles y localizables en un mapa desfigurado por la fuerza telúrica del hombre. Puro atavismo.
A.J.


Tríptico rojo. 15º37'59,35'' Laca sobre cuerina. 200x390cms. 2009


Tríptico.31º36'21,61'' Laca sobre tela. 280x700cms. 2009


29º39'04,69'' Laca sobre tela. 300x300cms. 2009


30º30'30,56'' Laca sobre tela. 300x300cms. 2009


9º25'42,94'' Laca sobre tela. 280x400cms. 2009


34º27'06,37'' Laca sobre tela. 280x400cms. 2009